en Miscelánea

De la Space Force de Donald Trump a la nueva canción de Vampire Weekend

Me encanta vivir en el mundo actual. Sé que suena absurdo cuando todo a nuestro alrededor son, una tras otra, señales de que se acerca el Apocalipsis, pero ¿no es fascinante acercarse a noticias que de surrealistas a veces parece complicado creer que son ciertas?

Al fin y al cabo, aunque el calentamiento global sea peor de lo que ya nos venían advirtiendo, la actualidad sea de lo más ceniza y Estados Unidos siga gobernado por un perturbado, quizás con una mirada más leve de lo que nos rodea podemos tomarlo todo con cierta filosofía.

Hoy me encuentro por ejemplo con la Space Force de Donald Trump, que imagino que no ha llamado Star Wars porque ya estaba la marca registrada.  Si no fuera porque con el nuevo presidente de Estados Unidos todo es de un ridículo que a veces produce hasta escalofríos, reconozco que la idea de un ejército intergaláctico me ha hecho hasta cierta gracia, por lo improbable que veo el asunto. Pero quién sabe. Tampoco parecía probable tener a Trump en la Casa Blanca y… En fin…

Lo bueno de esto es que algún día podría dar ideas para nuevas superproducciones de Hollywood. A lo mejor estas políticas se podrían utilizar para rodar una “película popular” y terminar ganando un Oscar en la categoría de Mejor Película Popular que acaba de crear la Academia en un intento desesperado por intentar que la gente vuelva a ver la ceremonia de entrega de unos premios que cada año interesan a menos gente.

Misión Imposible: Fallout podría ganar un Oscar

Y claro, todo esto lo que ha logrado es una retahíla de reacciones de lo más elocuentes y críticas en la prensa y en las redes sociales, por lo ridículo y lo inconsistente de la propuesta. ¿Quiere esto decir que una película nominada en esta nueva categoría es de menor calidad? Si son los estudios los que presentan candidaturas, ¿quién querrá presentarse a una categoría aparentemente “menor”? Quizás terminen creando categorías estilo premios MTV a mejor pareja, mejor escena de sexo, mejor película de superhéroes o mejor persecución (que ganaría de calle Tom Cruise, el actor que mejor corre, incluso en la cincuentena)… Pero dudo que la audiencia mejore con estas medidas innecesarias.

A lo mejor podrían crear un premio a Mejor Vídeojuego que parece una película y dárselo a Red Dead Redemption 2. El juego aún no ha salido, lo hace en octubre, pero ayer se desvelaron seis minutos de gameplay y parece que va a sobrevivir a las expectativas ya estratosféricas que hay sobre el nuevo juego de Rockstar Games por lo que ya lo ha añadido a mi lista otoñal de cosas imprescindibles. A ver luego de dónde saco tiempo para todo ello.

Cómo es la vida. Escribo escuchando mi playlist favorita de los viernes, el Radar de Novedades de Spotify y me encuentro con una canción nueva de Vampire Weekend. ¡Por fin! Tras una primera escucha es un poco rara, habla de California y a priori me ha recordado un poco a Animal Collective. No pinta mal y me alegro de que a pesar de la marcha de Rostam sigan en la línea de experimentación que tan bien les quedo en el disco anterior.

Porque, aunque aún es top secret, dentro de mi renacimiento pop estoy preparando un nuevo proyecto en el que estoy experimentando a lo grande. Una idea que aúna un poco de cada una de mis pasiones y que quiero poner en marcha poco a poco. Es experimental, es extravagante y es multidisciplinar. Como yo. Pero si os queréis enterar, imagino que iré desvelando más cosas en este blog que para algo lo tengo. Seguiremos informando… Desde esta sede de la vida moderna.

Escribir un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.