en Poemas

La bajista de HAIM

Adoro la expresividad de Este Haim
como reflejo de lo instantáneo.
Su boca como orificio expulsando arte
y una hilera de huecos psicodélicos
emergiendo de las tétricas profundidades
con la armonía matemática de un solo de bajo.

La conocí una tarde de junio;
The Wire y Don’t Save Me a voz en grito
en medio de una jauría de guiris británicas
con la cara enrojecida
bajo coronas de flores sin cortejo fúnebre
y los rítmicos latidos como una autopista soleada
el robusto armazón de la sonrisa sin complejos.

Mientras, en gigantescas pantallas LED,
su hendidura carmesí oscilando
en la explosión de talento
y el regocijo veraniego sin complejos.
Solo bailar y gritar y saltar y sudar y cantar.

El cuerpo levitando al compás marcado por el bajo
y esa mueca aliviadora
como reflejo reluciente
del esplendor de estar vivos.

Escribir un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.